EL OASIS DE COAHUILA

un milagro en el desierto

Parras de la Fuente, también conocido como El Oasis de Coahuila; fue el primer municipio del norte de México en ser declarado Pueblo Mágico por la Secretaría de Turismo y es famoso tanto por la mezclilla como por los deliciosos vinos, nueces y melones que ahí se producen, además de ser la localidad donde nació Francisco Madero. En medio del desierto súper árido se encuentra este oasis, ya que si lo ves desde arriba es como un círculo verde en medio del desierto.

HISTORIA
Fundada en 1598 por el padre jesuita Juan Agustín de Espinosa, cuenta con casi cincuenta mil habitantes.

A la entrada de este mágico municipio se encuentra la Casa Madero que es la vinícola más antigua del continente americano; inició en 1597 cuando Don Lorenzo García solicitó al entonces rey de España, Felipe II, algunas tierras con el objetivo exclusivo de dedicarlas a la producción de vino y brandy; hoy en día es una de las empresas vinícolas más exitosas del País.

Casi cien años después de la fundación de Casa Madero, se construyó la Hacienda El Perote, también dedicada a la producción vinícola. Actualmente en sus instalaciones podemos encontrar además de los viñedos, un acogedor hotel.

Otra actividad que se lleva a cabo en esta pintoresca ciudad es la producción de mezclilla, debido a que hay mucha agua a poca profundidad… recordemos que la mezcalina requiere de mucha agua para su tratamiento. Surgió en respuesta a la popularidad que tomó entre los jóvenes en la década de los 50, símbolo de rebeldía, muy a lo James Dean. La calidad de los productos de la Compañía Industrial de Parras es reconocida internacionalmente, ya que provee a reconocidas marcas como Armani, Gucci y Dickies.

El pueblo esta lleno de grandes  antiguos nogales y existen muchas parcelas con sembradíos de nogales donde se cultiva la nuez, además de hermosas casas antiguas.

Existe un recorrido en un pequeño  autobús que te lleva por las calles y las iglesias del pueblo; el recorrido dura como cuarenta y cinco minutos, el clima es súper templado y fresco por la noche.
 
En 1607 se construye el Colegio de San Ignacio de Loyola –por el Padre Juan Diego de Pagua–, el cual fue atacado en dos ocasiones en la persecución cristera, en una de ellas, logrando derrumbar su torre de un cañonazo. La Iglesia cuenta con un retablo de madera estofado dedicado a Nuestra Señora del Carmen, el Altar Mayor, de estilo churrigueresco, está dedicado a San Ignacio de Loyola bañado en polvo de oro. En su interior se encuentra el museo Mateo, que contiene el archivo eclesiástico de los siglos XVI y XVII y pinturas del mismo siglo.

El máximo esplendor de Hacienda y Marquesado se dio a mediados del siglo XVIII, cuando el conde Francisco Valdivieso de 52 años contrajo matrimonio con la descendiente de Urdiñola, la Marquesa Josefina de las Mercedes y Echevers de 27 años. El matrimonio ha sido citado como la fusión más importante de riqueza y poder en la Nueva España. Se efectuó en el Santuario de Nuestra señora de Guadalupe en Parras el 8 de marzo de 1735.

En el año1899 se instala en el lugar la fábrica textil La Estrella, la más antigua de México.

Los ojos del viajero, tras posarse una y otra vez sobre el desierto infinito, se detienen en una esperanzadora franja verde, productora milagrosa de viña y nuez, próspera población de manos generosas y espinadas: la pequeña pueblo de Parras. El subsuelo de mantos freáticos la ha hecho fecunda y hermosa; sus habitantes, laboriosos, le han dado una modernísima infraestructura vinícola que llena de orgullo la nación entera. Las calles de Parras invitan al viajero a caminarlas lentamente; los vinos, a probarlos, olerlos y mirarlos; los edificios coloniales, como la casa donde vivió Don Francisco I. Madero y la casa del Gral. Andrés S. Viesca.

ATRACTIVOS
Santo Madero. Los parrenses festejan cada 3 de mayo al Santo Madero, que además de ser un representativo símbolo religioso de la localidad, es un icono de su  arquitectura que inició su construcción en 1868 y concluyó en 1880. Iglesia del Santo Madero, es súper surrealista: está enclavada en un pequeño cerro y guarda una gran colección de retablos para pedir por milagros de enfermos.

Iglesia San Ignacio de Loyola. A cuatro siglos de su fundación la iglesia de San Ignacio de Loyola, es un pilar para la comunidad de fe en Parras, Coahuila y su bello altar, una joya artesanal para todo aquel que lo admire.

Iglesia Santa María de las Parras. Con su arquitectura neoclásica, el templo de Santa María de las Parras fue erguido en 1648 y es otro de los lugares dignos de visitar en este Pueblo Mágico.

Museo del Vino. Ubicado a ocho kilómetros de Parras de la Fuente, los turistas no pueden dejar de visitar la primera vitivinícola de América Latina que inició actividades en 1597 gracias a la visión de Don Lorenzo García, nombre que hasta la fecha lleva el museo.

Bodegas del Vesubio. Actualmente El Vesubio sigue produciendo vinos de mesa desde 1891, así como su especialidad: vino de consagrar para oficios religiosos.

Antigua Bodega de Perote. Manteniendo la tradición de los buenos vinos de mas de tresceintos años, La Antigua Hacienda de Perote sigue elaborando exclusivos vinos de mesa de excelente calidad, además del Sotol, bebida tradicional del que cuenta con Reconocimiento de Origen.

Calles y callejones. Al transitar por el pueblo es muy agradable a la vista, el observar cómo la generosa naturaleza y la antigua arquitectura conviven para darle a Parras de la Fuente ese toque de Pueblo Mágico.

Museo de los Monos. Existen otros atractivos turísticos como el Museo de los Monos. Más que un museo, es la decisión de un excéntrico constructor de espantapájaros de reunir y exponer su obra en el jardín de su casa, mostrando así un desfile de monos que parodian a políticos como Carlos Salinas y Vicente Fox o a músicos como Marilyn Manson y Rigo Tovar; aunque este lugar podría calificarse como totalmente kitsch, es un sitio que no puede faltar en tu recorrido por Parras.

Acueductos. Esta tecnología que ahora nos parece rudimentaria alimentó por mucho tiempo el sistema de energía eléctrica de Parras: se trata de canales elevados por arcos de piedra que desde 1900 se utilizaron para mover turbinas y generar electricidad.

Estanques en medio de la ciudad con agua corriente que baja de los cerros, súper fresca y muy limpios súper tranquilos. Podemos visitar el Estanque de la Luz, el Estanque de la Hacienda y el Estanque Zapata.

La Feria de la Uva y el Vino de Parras se lleva a cabo del 3 al 15 de Agosto, y es una fiesta absoluta donde abunda la música, la comida e incluso hay una desfile y un evento donde se elige a la reina de la celebración.

El Festival Del Dulce Y La Nuez es del 1 al 5 de Noviembre mientras que en semana santa se ha popularizado el Viacrucis Viviente.

Entre los lugares para hospedarte que podemos recomendarte están el Hotel Casa Grande, el Hotel Rincón del Montero y el Hostal de Farol, todos ellos acogedores y muy al estilo hacienda. Algunos lugares para comer riquísimo son La Calandria, Los Morillos y La Noria.

Ahora ya tienes una opción para el fin de semana, no te prives de la ocasión de conocer uno de los lugares más asombrosos de nuestro País.

Parras de la Fuente será uno de los principales escenarios dentro de los festejos del Centenario | Bicentenario, para más info visita: parrascoahuila.com.mx


»«